Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

LA PROHIBICIÓN, ASPECTOS JURIDICOS

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes


  • #1

    LA PROHIBICIÓN, ASPECTOS JURIDICOS

    Intervienen:

    Jueces para Democracia.
    - Carlos Miguélez del Río. Magistrado.
    SUP (Sindicato Unificado de Policías)
    - Eduardo Aláiz Ribero. Secretario Provincial.
    COPROPER (Asoc. Unificada de Guardias Civiles)
    - Francisco Alvaro López. Vicepresidente regional.
    AMEC (Asoc. Madrileña de Estudio del Cannabis)
    - Pedro Gañán González-Quiñones. Abogado




    Moderada y presentada por nuestro desinteresado amigo y gran comunicador, José Manuel López Rodríguez, la Primera Jornada de Debate bajo la denominación "Aspectos Jurídicos", fue abierta por el colectivo "Jueces para la Democracia", representados por D. Carlos Miguélez del Río, que sorprendió a los asistentes con la exposición del punto de vista que sobre este tema mantiene la organización en la que se integra; organización progresista que nace en 1989 de un grupo de magistrados, jueces, fiscales, catedráticos, profesores de derecho, etc.., para desarrollar propuestas políticas y criminales en aquellos aspectos sociales más emblemáticos de la sociedad, y fundamentalmente en el tema de las drogas, como alternativa a la defectuosa política sobre drogas que no ha sabido o podido lograr las metas pretendidas: erradicar el tráfico y eliminar el consumo.
    "Tal como están las cosas, se fomenta la aparición (nos dice nuestro ponente) de poderosas organizaciones criminales, que fácilmente eluden la acción de la justicia. Esto agrava la marginación social de los consumidores con menos recursos. Favorece la delincuencia y las actitudes asociales. Provoca desbordamiento de los recursos del sistema jurídico-penal. Como consecuencia, el aumento de la población reclusa, dificulta la aplicación de los derechos que prevé la Ley General Penitenciaria, y refuerza la aparición de mafias dentro de las prisiones. La sociedad sufre el aumento de la delincuencia y padece medidas de control indiscriminadas que en ocasiones lesionan los derechos de un sistema democrático. Vulnera el derecho a la salud en cuanto que resulta imposible controlar la calidad del producto. Fomenta el consumo como conducta rebelde, y las soluciones se dejan en manos de los poderes represivos. Por tanto, abogamos por la NO penalización del consumo de estupefacientes, y decimos SÍ al uso terapéutico y a la obtención del bienestar.
    También decimos SÍ a las medidas preventivas y asistenciales".

    En el mismo tono continuó animando nuestras esperanzas y conminándonos. "Es hora de frenar el fortalecimiento de la represión y potenciar la atención a la prevención, la asistencia a los consumidores y el respeto al derecho al consumo. No debería considerarse delito la posesión entre adultos, con un control sobre productos y venta, tal como los alimentos o las medicinas".En concordancia con lo manifestado PROPONEN:
    1. El control administrativo y la desaparición de la Ley General de Estupefacientes.
    2. La normalización del trato con las drogas fomentando el desarrollo del ciudadano adulto y responsable en cuanto al uso de sustancias susceptibles de causar bienestar corporal o mental.
    3. Descartan el régimen de monopolio y exigen una regulación exquisita con el respeto a los derechos de las personas.
    4. Un sistema controlado de dispensación sin receta, distinguiendo el Cannabis de otras sustancias.
    5. Las unidades de venta al público de estos productos deberían informar de la calidad y los riesgos de su consumo.
    6. Confidencialidad de los datos personales de los usuarios.
    7. Programas y actuaciones específicas de información, educación, prevención y deshabituación .
    8. Precios desincentivadores y exentos de subvenciones.
    9. Garantizar el consumo bajo atención médica de aquellos que lo pidan, siempre de forma voluntaria.
    10. Equiparación del tratamiento de las drogas legales a otras sustancias como el Cannabis.
    Concluyó así una intervención que, por su origen y su contenido, satisfizo a los que escuchaban.

    A Continuación, tomó la palabra Eduardo Aláez Rivero como representante del Sindicato Unido de Policía, quien se manifestó de acuerdo, en líneas generales, con lo dicho por el Sr. Miguélez. Se mostró absolutamente a favor de la legalización total de todas las drogas, con control administrativo.
    (Opinan que la drogadicción, en general, es una enfermedad que se debe tratar).
    Se refirió a la Ley, comentando que la policía cumple con la que hay y que, en todo caso, habría que modificarla. Las actuaciones policiales generalmente derivan de denuncias de ciudadanos y no son arbitrarias, salvo que sea muy notable el consumo.
    Rechazan la Ley "Corcuera" y se han manifestado públicamente contra ella. Les parece positiva la creación de la figura del policía de proximidad y se oponen al Plan Policía 2000 del que dicen que sólo sirve para que la gente les vea en la calle.
    Terminó diciendo que los cacheos no son lo que eran, y que la policía charlaba y se relacionaba con los sometidos a tratamiento, aludiendo a su comprensión. Podemos hacer muy poco, concluyó.
    Luis Getino Fernández (Tacho), abogado y socio de Amigos de María, expuso a continuación su opinión diciéndonos irónicamente, que no distingue entre medicinas, drogas o chocolate Nestlé:
    "El consumo de todo lo que hay en la naturaleza tiene que ser legal. El problema no es legalizar, es: ¿por qué se prohibió?. Las drogas no siempre han estado prohibidas, han circulado libremente hasta que diferentes intereses económicos consiguieron su penalización. Para tomarse un simple antibiótico necesitas permiso del médico. El mercado tendría que estar normalizado y vigilado de forma similar al de la carne para consumo humano. El arrogarse el derecho a prohibir a otro lo que puede o no consumir es algo grave. Habría que eliminar la prohibición garantizando al consumidor el contenido de la sustancia. La heroína, por ejemplo, tiene la misma base que la codeína y viene en los jarabes para la tos".
    Después de decirnos que deberíamos tener derecho a consumir lo que nos diera la gana y que nadie tendría que poder prohibir u obligar (medicamentos) a tomar nada, hizo la siguiente reflexión: SI TODOS ESTAMOS DE ACUERDO con legalizar ¿por qué no se legaliza, con el daño que produce su prohibición a la Sociedad?
    Hay un freno social, y aunque medio pueblo se drogue por la noche, él mismo lo prohíbe por la mañana. Freno que sólo se puede vencer con la ideología. Se puede comparar con la homosexualidad o el aborto, en su día prohibidos, y hoy legalizados, y no ha pasado nada.
    Terminó mandando un recado:
    "Es un buen momento para que la ideología de izquierda tome la bandera de la eliminación de la prohibición. "Muchos parlamentarios son consumidores de droga."
    Todavía hubo una P.D.: "Admito que se me llame drogadicto, pero no enfermo".

    Le siguió en el turno Genoveva Soto Delgado. Delegada de C.O.P.R.O.P.E.R., asociación de la Guardia Civil, meritoria presencia que valoramos especialmente, debido al peculiar colectivo al que pertenece y a las dificultades que desde determinados estamentos del "Cuerpo" les impusieron para participar en nuestras Jornadas.
    Desde el punto de vista de su asociación, abogó por legalizar las drogas y facilitar información y atención al drogodependiente. La erradicación de las mafias sería una de las consecuencias importantes.
    La droga -continuó, es un fenómeno rentable. Mientras continúe el tráfico, continuará el negocio. Si se elimina esta figura delictiva se reduciría muchísimo el número de delincuentes y, por lo tanto, disminuiría el gasto de la Administración, y el personal policial podría centrar sus esfuerzos en otros delitos más graves (terrorismo, malos tratos, financieros, etc..). Se evitaría la congestión en los juzgados.
    En los casos de enfermedad por drogodependencia tenemos que, al ser clandestina la droga, el consumo también lo es. El adicto va a consumir sin importarle que sea legal o ilegal, con el agravante de que, si es ilegal, puede estar adulterada, y al contrario, estaría controlada y habría posibilidades de integración social.
    Anualmente, hay más muertes por alcoholismo que por consumo de estupefacientes. Se consumen ansiolíticos..; es un problema de origen cultural. "La gente que se valora, no se droga", argumentó, y para acabar lanzó un mensaje que compartimos totalmente :
    "La Sociedad y los políticos deben proporcionar educación en materia de drogas, y no simplemente reprimir; abrir el debate social y dejarse de posturas hipócritas y represivas".

    Como último ponente teníamos a Helena Echeverri Aznar, abogada de AMEC (asociación Madrileña de estudios Cannábicos). Empezó comentando su aprobación a lo dicho por sus compañeros de mesa, aunque opuso una excepción al contertuliano del S.U.P. Según ella, casi todos los casos que conoce contienen casos de cacheos arbitrarios. "La policía actúa parando a la gente por la calle, y muchas veces "por las pintas".".
    Nos recordó que la Ley "Corcuera" sancionaba administrativamente la tenencia ilícita de sustancias estupefacientes, por lo que habría que conocer cual es la tenencia lícita. (nos habló de un caso con autorización con fines médicos) y que la Ley de 1995 es peor que la anterior. Puso el ejemplo de un hombre condenado por consumir para aliviar su migraña, por un delito contra la salud pública a 4 meses de cárcel, delito idéntico que el imputado a Mariano Oubiña, a pesar del ánimo de lucro que mueve a uno y a otro no.
    Castiga a los que inviten a alguien a consumir. Textualmente: "promuevan, favorezcan o faciliten el consumo de sustancias estupefacientes" diferenciando en las penas si la sustancia causa o no grave daño a la salud, (en el caso de la Marihuana o Hachís de uno a tres años) o las posean con aquellos fines. Si te pillan con 100 gr. el agente puede decidir (sanción administrativa o delito penal) si se trata o no, para el consumo.
    Terminó diciendo que: "no ha fumado nunca pero cree que el ser humano tiene derecho constitucional a consumir lo que le dé la gana.".

    Y tras la primera ronda de intervenciones se pasó a la réplica, el debate y las preguntas de los asistentes.

    Don Carlos Míguelez dijo creer en la seriedad y no en la demagogia: "El paciente y el consumidor tienen derecho a usar su cuerpo como consideren oportuno, siempre que sus facultades sean las adecuadas, pero las propuestas respecto al control tienen que cumplir una serie de requisitos.
    El consumidor tiene derecho a saber que compra.
    Por otra parte la Jurisprudencia ha establecido un límite mínimo para considerarlo cantidad significativa a 1 Kg. para el hachís, cinco veces más para la Marihuana y cinco menos en el caso de aceite de hachís (200 gr.), como norma general.
    Distinta es la sanción administrativa con la que todos estamos en desacuerdo. Hay que luchar entre todos para que se derogue y se cambie.".

    Por su parte Eduardo Aláez (S.U.P) puntualizó que en lo dicho sobre enfermedad hay que distinguir entre las diferentes drogas existentes. Contestó a Helena diciéndole que lo que el conocía en León eran actuaciones por denuncia y que los drogodependientes son conocidos, se tratan con familiaridad y son personas normales. Además la ley no deja opción al policía de si es para el consumo o para venta.

    Asimismo puntualiza Tacho : "estamos partiendo de una confusión.Gracias a las drogas hay muchos delincuentes; ... ¡si el 50% de los presos lo son por esto!.
    Una cosa es legalizar por lo bien que viene y otra es que no hay derecho a prohibir. La marginación no la da la droga pues, en cualquier tipo de sociedad hay marginados, delincuencia siempre habrá, sean o no drogadictos los que la practican. Se puede hablar de recuperar, pero no a los drogadictos, sino, a los marginados, que pueden ser o no drogadictos. Drogadictos hay que no necesitan recuperación.

    Hay que eliminar las leyes prohibicionistas, defender el derecho que tiene cada uno, acabar con los miedos sociales, declararnos drogadictos. Este derecho, a tomar lo que se quiera, es a todo.

    Dicho esto, algunas de las preguntas formuladas por los asistentes fueron:

    · ¿El cacheo?.. ¿ puedo pedir que sea delante de un juez?
    · Respuesta de D .Carlos Miguélez : "-Puedes exigir que esté tu abogado. La policía puede registrar un coche, tus bolsos, lo que no puede hacer son revisiones físicas personales, anales, etc... No se puede aceptar que se haga un cacheo sin sospecha alguna. Si no se cumplen esos derechos hay que denunciar y ponerlo en conocimiento del juez."

    Tras la interesante pregunta-exposición realizada por el representante de CANNABICUM de Valladolid (Watis) al representante de Jueces para la Democracia, éste puntualiza .
    "No estamos a favor del monopolio pero sí del comercio ordenado. Cuando hablamos de tratar estas sustancias como medicamentos es porque creemos que significaría un avance muy importante respecto de la situación actual. Me refiero exclusivamente al control respecto de la producción. La ilegalidad lo que trae consigo es el desconocimiento del consumidor de la sustancia que compra. Al no haber control administrativo que garantice la calidad, la mercancía puede venir deteriorada y causar graves perjuicios al que la consume. En cuanto al cannabis, consideramos un avance que en un primer momento sea libre la dispensación para que , posteriormente , se amplíe al cultivo, elaboración y tráfico".
    A continuación Víctor , presidente del C.C.A.N. , realizó unos comentarios sobre lo escuchado , intervención alabada ,por cierto, por el Sr. Miguélez al que dirigió , en esencia, la siguiente pregunta, :
    - "¿Qué nivel de impregnancia tienen en la sociedad las propuestas de su organización y de qué manera llegan al Congreso y a los lugares donde se legisla?".
    La respuesta de Carlos Miguélez fue que como grupo de política criminal publicamos libros y hacemos llegar las propuestas a todos los grupos políticos . evidentemente con unos tenemos más relaciones y coincidencias que con otros . creo en la juventud y creo que va a hacer que muchas cosas de las que hablamos aquí se cambien y creo en la sociedad, a pesar de noticias como la que se publicó ayer, donde el Congreso desestimó una proposición de ley para incrementar la ayuda para la investigación sobre los usos terapéuticos del cannabis. Poco a poco, se va abriendo un debate en la sociedad que tiene que culminar en la no penalización del consumo. En el parlamento de Cataluña se está debatiendo una proposición de ley ( apoyada por C.I.U.) para despenalizar el consumo. La sociedad tiene que llegar a esa conclusión, porque es una conclusión lógica y, además, justa. Puede ocurrir..., claro que estamos hablando de la Ley "Corcuera", que es una ley relativamente reciente, pero todos conocemos la existencia de delitos tipificados pero que no se persiguen . La misma ley del aborto , permisiva sólo para algunos supuestos, y sin embargo es raro que se condene hoy en día a alguien por este delito, y si llegan a los juzgados se archivan, salvo casos graves.
    Ahora bien, las estadísticas demuestran que se están duplicando las resoluciones administrativas por sanciones en este sentido, pero tiene que llegar el momento en que se terminen .
    -" Es una manera preocupante de legislar. Hacemos leyes para que no se cumplan ni apliquen "
    -"Sí, pero siempre es positivo que la sociedad vaya por delante de la ley. La sociedad, por suerte, es cambiable y la ley no puede cambiar de día a día."

    Helena aconsejó respecto de la posibilidad de que un médico nos recomiende el consumo del cannabis para aliviar algún tipo de mal y , como medida de presión, solicitar autorización ante el Servicio de Restricción de Estupefacientes del Ministerio de Sanidad. Considera sorprendente que, casi siempre, se sancione a los poseedores del cannabis y sus derivados porque son personas solventes que pueden pagar esa sanción , pero cuando la policía para a la salida en esos poblados donde se compra heroína , normalmente no se les sanciona como mucho se les quita la sustancia. "Veo esa diferencia" .
    Tacho quiso aclarar que, si las metas no se alcanzan, es por el miedo. "Quitaros los miedos sociales, los frenos, y la sociedad avanzará". Contestando a Helena, dijo que puede estar bien lo de la receta para evitar multas, pero que se niega a que nadie tenga que autorizar el ejercicio de sus derechos. -"Me parece una hipocresía , me como la multa o me dejo morir de hambre. Todos igual y si hay derecho , hay derecho. No existen recetas , no se puede recetar. Si queréis crear problemas , se lo creamos a éstos, si cada vez que cogemos un avión lleváramos un kilo de bicarbonato en la bolsa, todos, y al registro ":
    ¿" y esto qué es"? ,
    " bicarbonato",
    " no le creo ", " y pŽal maco",
    -" coño, era bicarbonato"
    y así en todos los vuelos, verás como se terminaba el problema".
    Haciéndonos reír a todos con sus ocurrencias.

    extraido de:

    amigos de maria y xochipilli
    [CENTER][B]"no hay m

  • #2
    Re: LA PROHIBICIÓN, ASPECTOS JURIDICOS

    Hola a todos.
    Esto es muy bonito: gentes importantes y conocedoras de la situación expresando su esperanza de que en el futuro todo irá mejor; es decir, optimistas convencidos. Pero no nos cuentan que los Estados han ido progresivamente convirtiéndose en estados-policía, arrogándose competencias que correspondían exclusivamente al ámbito privado y bajo el aplauso de los partidarios del colectivismo estatal.
    Según ha ido adquiriendo competencias el Estado han ido retrocediendo los ámbitos privados de intimidad. Recordemos que la Ley Corcuera fue aprobada por los socialistas permitiendo que la policía entrase directamente en tu casa sin autorización judicial, ley que posteriormente tuvo que ser modificada en este aspecto al declarar el Tribunal Constitucional como ilegal el artículo que permitía esa actuación policial.
    El Estado va entrando cada vez más en la vida de los individuos utilizando el dinero de todos que recauda cada vez con mayor presión fiscal, y como hay siempre quien se beneficia de ello pues consiente y estimula que dicha intervención estatal sea cada vez mayor. Así, con la ley de la dependencia se prometen ayudas económicas, pero también se abre la puerta para que los funcionarios controlen casa por casa y se inmiscuyan en la intimidad de las familias y del hogar. Lo mismo sucede con los episodios de violencia doméstica, que justifican la irrupción del Estado en la vida privada (y con esto no defiendo ni la indefensión de las personas maltratadas ni de las personas enfermas y necesitadas de ayuda).
    Hemos visto cómo ya en muchos controles casi te hacen desnudarte bajo la sospecha de que toda persona es un delincuente terrorista, y hemos visto cómo este desprecio por la dignidad de la persona ha ido a más. Nos hemos ido acostumbrando o, mejor, nos han ido acostumbrando a ver cómo en una detención rutinaria el detenido es esposado por la espalda y tumbado violentamente de cara al suelo o al capó de un vehículo.
    Yo no soy tan optimista como estas personas que saben tanto del tema, porque, simplemente hace cuarenta o cincuenta años se fumaba hierba tranquilamente, incluso en el ejército español y allá cada cual con su vida. Por no hablar de los movimientos de los sesenta de paz y amor en que estaban emporrados hasta las cejas.
    Recientemente el Ministerio de Sanidad español ha celebrado una reunión dando las órdenes para el futuro con respecto a las drogas, sin exceptuar el canabis. Y los principios que rigen el futuro en España no pueden ser más desalentadores pues se ordena el aumento de la presión policial y de las sanciones, incluidos consumidores, prestando especial atención a locales públicos.
    Esto de decir una cosa y hacer otra está muy bien para determinado público, pero se llama fariseísmo.

    Comentario

    Trabajando...
    X