Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

CANNABINOIDES VS ALQUITRANES: ¿Hasta dónde llega el porro terapéutico?

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes


  • #1

    CANNABINOIDES VS ALQUITRANES: ¿Hasta dónde llega el porro terapéutico?

    CANNABINOIDES VS ALQUITRANES: ¿HASTA DONDE LLEGA EL PORRO TERAPEUTICO?
    Juan Mota



    El porro terapéutico no existe oficialmente, pero sigue siendo el modo de administración más común entre usuarios de cannabis medicinal. Las ventajas que aporta son eminentemente prácticas: es portátil, ligero y fácil de preparar. Es de usar y tirar: no hay que guardar adminículos con olor a cenicero. Además, el papel de fumar es un artículo ubicuo, por no decir culturizado.

    La gran desventaja del porro es, evidentemente, el humo. El humo de cannabis es una mezcla de cannabinoides, alquitranes (partículas sólidas de combustión) y gases varios. Entre los alquitranes se encuentran hidrocarburos aromáticos policíclicos, presentes también en el tabaco y considerados cancerígenos. Los gases de combustión, por su parte, incluyen hidrógeno de cianuro, fenoles volátiles y monóxido de carbono, todos considerados también como indeseables. De hecho, el único componente no tóxico del humo son los cannabinoides en sí.

    Los componentes tóxicos del humo de cannabis es la principal razón que esgrime el Plan para manifestar que el porro terapéutico no existe (abreviado a ptne, por vergüenza ajena), en consonancia con sus homólogos norteamericanos y la industria farmacéutica. Su postura contradice la experiencia de miles de consumidores, en gran parte porque es falsa. El porro terapéutico sí existe, en el sentido de que un porro puede utilizarse para administrar marihuana medicinal; mientras que los efectos nocivos de fumar porros también existen. La postura absolutista del ptne no se basa en la ciencia del cannabis medicinal, sino en la necesidad política e industrial de separar la marihuana de sus efectos terapéuticos para no marear la perdiz. La pregunta entonces es la siguiente: en el mundo real, donde personas de verdad consumen marihuana como paliativo, ¿qué opciones hay y cuál es la mejor?



    ¿Y si me como el porro...?

    La razón primordial para consumir cannabis es conseguir que los cannabinoides entren en el flujo sanguíneo y lleguen hasta los receptores en el cerebro. Las características moleculares de los cannabinoides permiten su absorción por inhalación, ingestión, vía supositoria y, para usos tópicos, a través de la piel.

    La inhalación es, por supuesto, el método de administración por excelencia del cannabis. En los pulmones, el THC pasa directamente a la sangre oxigenada que va en dirección a la cabeza, resultando en efectos sin demora. Esta rapidez es la característica más útil de la inhalación, ya que permite ajustar la dosificación según la necesidad del momento. El hecho de que hasta un 80% del THC se pierde al fumar también permite refinar aún más la dosificación, porque la cantidad de THC absorbido por calada es menor. Si el cuerpo absorbiera todo el THC que se inhala en una calada, la mayoría de consumidores no llegarían a repetir; y en definitiva todo lo que se pierde en el humo se recupera por redundancia.

    También existe la posibilidad de no fumar, sino vaporizar. La vaporización consiste en separar el THC de la materia vegetal sin llegar a temperaturas de combustión, resultando en un vapor de THC limpio de alquitranes y gases. A pesar de ser idóneo para uso medicinal ?todas las ventajas de la absorción vía pulmonar sin los riesgos de fumar?, los vaporizadores todavía no han conseguido convertirse en un adminículo práctico para el usuario individual. El reto técnico es doble: de un lado, conseguir un chorro de aire a una temperatura constante de 155 ºC y mantenerlo el tiempo necesario para vaporizar el THC sin llegar a provocar ningún tipo de combustión. Del otro, hacer que todo el montaje sea tan práctico para el usuario final como un librillo de papeles.

    De los modelos actualmente disponibles en el mercado sólo los que funcionan por chorro de aire, como en la foto, pueden garantizar una vaporización relativamente limpia y eficiente. Como parece ser que la presencia de materia vegetal dificulta el proceso, una opción interesante aunque poco estudiada es la de vaporizar aceites esenciales o polen tamizado en casa. Hasta un vaporizador barato calentado por mechero, casi inútil para cogollos, podría funcionar bien con aceite de THC, aunque aún quedan por comprobar algunos indicios de que el proceso de vaporización incrementa notablemente el contenido de CBN en detrimento del THC.

    Es posible que el vaporizador ideal nunca llegue a crearse. La industria farmacéutica está desarrollando métodos de inhalación similares a los dispensadores para asmáticos, con cargas de cannabinoides liofilizados para uso medicinal. Cuando esta opción sea una realidad, el vaporizador quedará para los nostálgicos de los tiempos de dureza y privaciones, pero los consumidores medicinales habrán avanzado un paso de gigante.

    Hoy por hoy, fiel a la línea del ptne, la Farma apuesta por la vía de ingestión para sus medicamentos cannábicos. Comer cannabis es una opción para personas que no pueden fumar, pero la dosificación es complicada y los efectos impredecibles. Esto se debe a que la ruta del THC ingerido es muy distinta a la del inhalado. Desde el intestino, los cannabinoides no tienen más remedio que pasar por el hígado antes de acceder al flujo sanguíneo general, lo que provoca una demora de hasta dos horas en la aparición de unos efectos que, cuando llegan, pueden ser demasiado fuertes y duraderos. De hecho, parece ser que el cannabinoide que finalmente llega al cerebro no es THC, sino 11-hidroxi-THC, un pariente cercano resultante de la metabolización del THC en el hígado. En otras palabras, el resultado final de comer THC no es THC en la sangre, lo que explica la diferencia de efecto con la inhalación y saca a relucir ciertas dudas como, por ejemplo, la manera correcta de dosificar THC ingerido para compensar estos cambios metabólicos. La verdad es que muchos usuarios de Marinol se quejan de "efectos secundarios" que coinciden con el perfil de sobredosificación de THC ingerido: mareo, malestar, ansiedad..., aunque en realidad se trata de los efectos de un metabolito poco conocido, efectos que varían de los del THC.

    Los supositorios de THC son raros pero existen. Los estudios sugieren que el efecto de los cannabinoides por esta vía puede incrementar su potencia por un factor de 30. Se supone que esta opción será una de las muchas que surgirán con la explotación industrial de los cannabinoides de uso médico.

    El alcohol macerado con cogollos y hojas se utiliza en friegas y cataplasmas contra dolores de articulación. Los cannabinoides se disuelven en el alcohol y son absorbidos a través de la piel para ejercer una acción analgésica local. Éste es un preparado fácil al alcance de usuarios aquejados de reuma, artritis y otros procesos de síntomas similares.



    Bajando los humos

    Con el peso de la evidencia a favor de la inhalación como la vía de administración más útil del cannabis medicinal, la asociación norteamericana NORML (National Organization for the Reform of Marijuana Laws) hizo un estudio comparativo entre adminículos de consumo para medir su efectividad como medio de administración. La efectividad se calculó en base a la relación entre cannabinoides y alquitrán en el humo, y los adminículos testados fueron dos porros (con y sin filtro de cigarrillo), tres modelos de pipa de agua y dos de vaporizador. Después de los vaporizadores, el ganador contra pronóstico de la prueba resultó ser el porro sin filtro, con una relación de 13 partes de alquitranes por parte de cannabinoides. En último lugar quedaron las pipas de agua, con relaciones de hasta 20:1, al igual que el porro con filtro. Los investigadores creen que la extrema adherencia de los cannabinoides hace que se queden pegados a otros sólidos, por lo que los sistemas de filtrado ?agua, boquillas o cualquier cosa que recoja partículas? en realidad son contraproductivos limpiando el humo. Sin embargo, la filtración por agua podría ser efectiva en la filtración de gases en el humo, un extremo pendiente de estudio. También sugieren que las relaciones tan pobres del estudio se deben al escaso contenido de THC (2,3%) en la marihuana de prueba. Los vaporizadores consiguieron mejorar la marca del porro sin filtro en un 25%, pero la transferencia de THC resultó un pobrísimo 7%, en contraste con el 20% del porro sin filtro.

    La conclusión de este estudio es lo más parecido a una respuesta concreta sobre el modo más seguro de consumir marihuana medicinal. Teniendo en cuenta que los cannabinoides y el alquitrán no se separan con facilidad, la mejor opción es simplemente fumar menos. El consumidor ajusta la cantidad que fuma con relación al contenido de THC; por lo tanto, se trata de fumar marihuana de alta calidad y conseguir el efecto deseado en menos caladas. Mientras dista bastante de ser la fórmula ideal, permite al consumidor un punto de control a la hora de reducir los riesgos que comporta -por ahora- obtener los beneficios de la marihuana medicinal.
    [CENTER][B]"no hay m

  • #2
    Re: CANNABINOIDES VS ALQUITRANES: ¿Hasta dónde llega el porro terapéutico?

    muy interesante, jacho, es de agradecer ke te tomes las molestias de compartir estes textos. :)

    Comentario


    • #3
      Re: CANNABINOIDES VS ALQUITRANES: ¿Hasta dónde llega el porro terapéutico?

      tampoco pueden decir que esqueeee ahora la ganja es mas potente , por lo tanto mas dañina ,MENTIRA; mas potencia = menor consumo = menos alquitan = mayor salud.

      quien diria que gana el petilla sin filto .


      lo de las friegas con alcohol cannabico , tengo entendido que el THC es demasiado grande como para atrabesar la dermis y los efectos analgesicos serian causados por el alcohol.

      gracias por la info

      un verde saludo.
      AVECES A ALGUNOS SE NOS VA LA OLLA, A UNOS POR LOS CANUTOS Y A OTROS POR LAS PARANOIAS ,MIRA QUE TRAMO MIRA QUE TENGO , YO NO FUMO YO NO BEBO SIMPLEMENTE QUE ESTAS COSAS SALEN DE MI CEREBRO.

      Comentario


      • #4
        Re: CANNABINOIDES VS ALQUITRANES: ¿Hasta dónde llega el porro terapéutico?

        cierto lupe, el thc no transpasa la piel, de echo en los tratamientos de yhc para dermatitis se aplica por ingestion, pero hay komponentes en el cañamo(para las friegas, bien nos vale el cañamo industrial) del ke si se extraen dichos compuestos ke favorecen a la sensacion en masajes... pese a ello, los unguentos d marihuana no solo son confeccionados por la yerba en si, la gran mayoria de potingues caseros con cannabis, son mezclas de diversas plantas, incluidas esta, que activan unas a otras los sentidos a la hora d aplicar los masajes..

        no se, no lo se kon bases documentadas, podria entretenerme en buscarlas, pero si. cierto es lo ke komentas de la asimilacion a traves de la piel de unguentos kon thc, estos, en s u aplicacion no seran colocantes.

        recuerdo unas palabras de Drcito en Ccafe sobre el tema...(experto en la materia medica del cannabis
        "el aceite tendría propiedades beneficiosas en el eczema atópico por sus efectos antiinflamatorio, antipruriginoso, e inmunomodulador. Tendría trazas de THC, pero no para colocar. Se debe a que las propiedades vendrían de otros componentes distintos al THC (podría estar sacado del cáñamo industrial, Otra Atópica, pero no estoy seguro de este punto). "

        ahi ademas, define mas menos lo ke kiero explicar atras....

        lo de a mayor potencia, mayor toxicidad, pues si, pero no significa ke sea menos sano o mas, ke el mezclarlo con tabako (notablemente mayor toxicidad en el pitillo)

        en fins.....

        solo es un texto ke me parecio oportuno dejar por aki, esta klaro ke no es mas ke una opinion...

        saludos!
        [CENTER][B]"no hay m

        Comentario


        • #5
          Re: CANNABINOIDES VS ALQUITRANES: ¿Hasta dónde llega el porro terapéutico?

          Hola gente!!
          Hablando de menor dosis menor daño.Recuerdo haber leido en el Cáñamo,que con un canuto(de buena hierba,claro)se colocaban treinta personas(30),con una calada cada uno.De esto hace porrón,je,de años.
          Nos quieren colgar la liebre?se dice asín??
          Un saludo peña

          (Jacho,eres un máquina.Mi admiración,tío.)
          atentando contra el sistema,xD.

          Comentario


          • #6
            Re: CANNABINOIDES VS ALQUITRANES: ¿Hasta dónde llega el porro terapéutico?

            bien jacho cierto es ; esto apoyaria la idea de que pudiera ser mejor un extracto puro de la planta que un deribado quimico del THC , gracias por las aclaraciones , eres un acha.
            verdes saludos .
            AVECES A ALGUNOS SE NOS VA LA OLLA, A UNOS POR LOS CANUTOS Y A OTROS POR LAS PARANOIAS ,MIRA QUE TRAMO MIRA QUE TENGO , YO NO FUMO YO NO BEBO SIMPLEMENTE QUE ESTAS COSAS SALEN DE MI CEREBRO.

            Comentario

            Trabajando...
            X