Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Así funcionan las lamparas de bajo consumo CFL

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes


  • #1

    Así funcionan las lamparas de bajo consumo CFL

    Articulo extraido desde www.asifunciona.com

    INTRODUCCIÓN


    Desde que Thomas Alva Edison patentó la bombilla incandescente, en 1879, se han venido desarrollando hasta la fecha otros tipos de lámparas menos consumidoras de energía eléctrica y de características mucho más eficientes.

    Desde los albores de la humanidad el método más común de obtener luz ha sido generando previamente calor, como ocurre cuando hacemos una antorcha con la rama de un árbol o encendemos una vela, o una lámpara de queroseno.

    Por otra parte, si calentamos un trozo de metal con una llama intensa, veremos como a medida que se calienta pasa del color naranja al amarillo intenso. Pero si además logramos impartirle una temperatura tan alta como para que alcance el estado de incandescencia, obtendremos entonces luz blanca. Esa es la manera de lograr que una lámpara incandescente emita luz.

    En el caso específico de una lámpara o bombilla incandescente, la corriente eléctrica que fluye por el delgado filamento metálico de tungsteno provoca que se caliente a una temperatura tan alta, que al llegar al blanco incandescente emite luz visible.

    Debido a ese fenómeno físico, el 90% del total de la energía eléctrica que consume una lámpara incandescente para emitir luz se pierde por disipación de calor al medio ambiente, sin que esa pérdida reporte ningún beneficio útil.

    En la práctica, durante todo el tiempo que permanece encendida una lámpara incandescente disipa más radiaciones infrarrojas (no visibles, pero que se perciben en forma de calor), que ondas electromagnéticas de luz visible para el ojo humano..

    No obstante, millones de hogares en todo el mundo se alumbran todavía con lámparas incandescentes, a pesar de que desde finales de los años 30 del siglo pasado existen otros tipos de lámparas con similares o mejores prestaciones y menor consumo energético.

    Entre esas lámparas se encuentran, por ejemplo, los tubos rectos y circulares de lámparas fluorescentes y, de aparición más reciente, las lámparas fluorescentes compactas ahorradoras de energía CFL.

    as lámparas ahorradoras de energía denominadas CFL (Compact Fluorescent Lamp ? Lámpara Fluorescente Compacta) son una variante mejorada de las lámparas de tubos rectos fluorescentes, que fueron presentadas por primera vez al público en la Feria Mundial de New York efectuada en el año 1939.

    Desde su presentación al público en esa fecha, las lámparas de tubos fluorescentes se utilizan para iluminar variados tipos de espacios, incluyendo nuestras casas. En la práctica el rendimiento de esas lámparas es mucho mayor, consumen menos energía eléctrica y el calor que disipan al medio ambiente es prácticamente despreciable en comparación con el que disipan las lámparas incandescentes.

    Generalmente las lámparas o tubos rectos fluorescentes son voluminosos y pesados, por lo que en 1976 el ingeniero Edward Hammer, de la empresa norteamericana GE, creó una lámpara fluorescente compuesta por un tubo de vidrio alargado y de reducido diámetro, que dobló en forma de espiral para reducir sus dimensiones. Así construyó una lámpara fluorescente del tamaño aproximado de una bombilla común, cuyas propiedades de iluminación eran muy similares a la de una lámpara incandescente, pero con un consumo mucho menor y prácticamente sin disipación de calor al medio ambiente.

    Aunque esta lámpara fluorescente de bajo consumo prometía buenas perspectivas de explotación, el proyecto de producirla masivamente quedó engavetado, pues la tecnología existente en aquel momento no permitía la producción en serie de una espiral de vidrio tan frágil como la que requería en aquel momento ese tipo de lámpara.

    Sin embargo, con el avance de las tecnologías de producción, hoy en día, además de las lámparas CFL con tubos rectos, las podemos encontrar también con el tubo en forma de espiral, tal como fueron concebidas en sus orígenes.

    No obstante, en la década de los años 80 del siglo pasado otros fabricantes apostaron por la nueva lámpara y se arriesgaron a lanzarla al mercado, pero a un precio de venta elevado, equivalente a lo que hoy serían 30 dólares (unos 27 euros aproximadamente) por unidad. Sin embargo, los grandes pedidos que hizo en aquellos momentos el gobierno norteamericano a los fabricantes y su posterior subvención por el ahorro que representaban estas lámparas para el consumo de energía eléctrica, permitieron ir disminuyendo poco a poco su precio, hasta acercarlo al costo de producción.

    La posterior aceptación obtenida por las nuevas lámparas ahorradoras de energía dentro de los amplios círculos económicos y de la población, estimuló a los fabricantes a acometer las inversiones necesarias, emprender la producción masiva y bajar mucho más el precio de venta al público.

    Hoy en día una lámpara CFL estándar, entre 9 y 14 watt, se puede adquirir normalmente en diferentes establecimientos comerciales, a un precio que oscila alrededor de los 2 euros o menos (equivalente a algo más de 2 dólares), aunque se fabrican también con diferentes estructuras y potencias, que se comercializan a un precio más alto.

    Las lámparas fluorescentes CFL constan de las siguientes partes:
    Tubos fluorescentes, rectos
    Posición de los filamentos de encendido
    Balasto electrónico
    Base. (El balasto electrónico va colocado dentro)
    Casquillo con rosca



    Tubo fluorescente

    Se componen de un tubo de unos 6 mm de diámetro aproximadamente, doblados en forma de ?U? invertida, cuya longitud depende de la potencia en watt que tenga la lámpara. En todas las lámparas CFL existen siempre dos filamentos de tungsteno o wolframio (W) alojados en los extremos libres del tubo con el propósito de calentar los gases inertes, como el neón (Ne), el kriptón (Kr) o el argón (Ar), que se encuentran alojados en su interior. Junto con los gases inertes, el tubo también contiene vapor de mercurio (Hg). Las paredes del tubo se encuentran recubiertas por dentro con una fina capa de fósforo.


  • #2
    Respuesta: Así funcionan las lamparas de bajo consumo CFL

    Balasto electrónico

    Las lámparas CFL son de encendido rápido, por tanto no requieren cebador (encendedor, starter) para encender el filamento, sino que emplean un balasto electrónico en miniatura, encerrado en la base que separa la rosca del tubo de la lámpara. Ese balasto suministra la tensión o voltaje necesario para encender el tubo de la lámpara y regular, posteriormente, la intensidad de corriente que circula por dentro del propio tubo después de encendido.

    El balasto electrónico se compone, fundamentalmente, de un circuito rectificador diodo de onda completa y un oscilador, encargado de elevar la frecuencia de la corriente de trabajo de la lámpara entre 20 000 y 60 000 hertz aproximadamente, en lugar de los 50 ó 60 hertz con los que operan los balastos electromagnéticos e híbridos que emplean los tubos rectos y circulares de las lámparas fluorescentes comunes antiguas.

    Elementos que componen el balasto electrónico.



    Base

    La base de la lámpara ahorradora CFL se compone de un receptáculo de material plástico, en cuyo interior hueco se aloja el balasto electrónico. Unido a la base se encuentra un casquillo con rosca normal E-27 (conocida también como rosca Edison), la misma que utilizan la mayoría de las bombillas o lámparas incandescentes. Se pueden encontrar también lámparas CFL con rosca E-14 de menor diámetro (conocida como rosca candelabro). No obstante, existen variantes con otros tipos de conectores, de presión o bayoneta, en lugar de casquillos con rosca, que funcionan con un balasto electrónico externo, que no forma parte del cuerpo la lámpara.

    ASÍ FUNCIONA LA LÁMPARA CFL

    El funcionamiento de una lámpara fluorescente ahorradora de energía CFL es el mismo que el de un tubo fluorescente común, excepto que es mucho más pequeña y manuable.

    Cuando enroscamos la lámpara CFL en un portalámpara (igual al que utilizan la mayoría de las lámparas incandescentes) y accionamos el interruptor de encendido, la corriente eléctrica alterna fluye hacia el balasto electrónico, donde un rectificador diodo de onda completa se encarga de convertirla en corriente directa y mejorar, a su vez, el factor de potencia de la lámpara. A continuación un circuito oscilador, compuesto fundamentalmente por un circuito transistorizado en función de amplificador de corriente, un enrollado o transformador (reactancia inductiva) y un capacitor o condensador (reactancia capacitiva), se encarga de originar una corriente alterna con una frecuencia, que llega a alcanzar entre 20 mil y 60 mil ciclos o hertz por segundo.

    La función de esa frecuencia tan elevada es disminuir el parpadeo que provoca el arco eléctrico que se crea dentro de las lámparas fluorescentes cuando se encuentran encendidas. De esa forma se anula el efecto estroboscópico que normalmente se crea en las antiguas lámparas fluorescentes de tubo recto que funcionan con balastos electromagnéticos (no electrónicos). En las lámparas fluorescentes antiguas el arco que se origina posee una frecuencia de sólo 50 ó 60 hertz, la misma que le proporciona la red eléctrica doméstica a la que están conectadas.



    Para el alumbrado general el efecto estroboscópico es prácticamente imperceptible, pero en una industria donde existe maquinaria funcionando, impulsadas por motores eléctricos, puede resultar peligroso debido a que la frecuencia del parpadeo de la lámpara fluorescente se puede sincronizar con la velocidad de giro de las partes móviles de las máquinas, creando la ilusión óptica de que no están funcionando, cuando en realidad se están moviendo.

    En las lámparas CFL no se manifiesta ese fenómeno, pues al ser mucho más alta la frecuencia del parpadeo del arco eléctrico en comparación con la velocidad de giro de los motores, nunca llegan a sincronizarse ni a crear efecto estroboscópico.

    Desde el mismo momento en que los filamentos de una lámpara CFL se encienden, el calor que producen ionizan el gas inerte que contiene el tubo en su interior, creando un puente de plasma entre los dos filamentos. A través de ese puente se origina un flujo de electrones, que proporcionan las condiciones necesarias para que el balasto electrónico genere una chispa y se encienda un arco eléctrico entre los dos filamentos. En este punto del proceso los filamentos se apagan y se convierten en dos electrodos, cuya misión será la de mantener el arco eléctrico durante todo el tiempo que permanezca encendida la lámpara. El arco eléctrico no es precisamente el que produce directamente la luz en estas lámparas, pero su existencia es fundamental para que se produzca ese fenómeno.

    A partir de que los filamentos de la lámpara se apagan, la única misión del arco eléctrico será continuar y mantener el proceso de ionización del gas inerte. De esa forma los iones desprendidos del gas inerte al chocar contra los átomos del vapor de mercurio contenido también dentro de tubo, provocan que los electrones del mercurio se exciten y comiencen a emitir fotones de luz ultravioleta. Dichos fotones, cuya luz no es visible para el ojo humano, al salir despedidos chocan contra las paredes de cristal del tubo recubierto con la capa fluorescente. Este choque de fotones ultravioletas contra la capa fluorescente provoca que los átomos de fluor se exciten también y emitan fotones de luz blanca, que sí son visibles para el ojo humano, haciendo que la lámpara se encienda.

    CARACTERÍSTICAS DE LAS LÁMPARAS AHORRADORAS CFL

    - Son compatibles con los portalámparas, zócalos o “sockets” de las lámparas incandescentes de uso común.

    - Al igual que las lámparas incandescentes, sólo hay que enroscarlas en el portalámparas, pues no requieren de ningún otro dispositivo adicional para funcionar.

    - Disponibles en tonalidades “luz de día” (daylight) y “luz fría” (cool light), sin que introduzcan distorsión en la percepción de los colores.

    - Encendido inmediato tan pronto se acciona el interruptor, pero con una luz débil por breves instantes antes que alcancen su máxima intensidad de iluminación.

    - Precio de venta al público un poco mayor que el de una lámpara incandescente de igual potencia, pero que se compensa después con el ahorro que se obtiene por menor consumo eléctrico y por un tiempo de vida útil más prolongado.

    VENTAJAS DE LAS LÁMPARAS AHORRADORAS CFL COMPARADAS CON LAS INCANDESCENTES.

    - Ahorro en el consumo eléctrico. Consumen sólo la 1/5 parte de la energía eléctrica que requiere una lámpara incandescente para alcanzar el mismo nivel de iluminación, es decir, consumen un 80% menos para igual eficacia en lúmenes por watt de consumo (lm-W).

    - Recuperación de la inversión en 6 meses (manteniendo las lámparas encendidas un promedio de 6 horas diarias) por concepto de ahorro en el consumo de energía eléctrica y por incremento de horas de uso sin que sea necesario reemplazarlas.

    - Tiempo de vida útil aproximado entre 8000 y 10000 horas, en comparación con las 1000 horas que ofrecen las lámparas incandescentes.

    - No requieren inversión en mantenimiento.

    - Generan 80% menos calor que las incandescentes, siendo prácticamente nulo el riesgo de provocar incendios por calentamiento si por cualquier motivo llegaran a encontrarse muy cerca de materiales combustibles.

    - Ocupan prácticamente el mismo espacio que una lámpara incandescente.

    - Tienen un flujo luminoso mucho mayor en lúmenes por watt (lm-W) comparadas con una lámpara incandescente de igual potencia.

    - Se pueden adquirir con diferentes formas, bases, tamaños, potencias y tonalidades de blanco.

    OTRAS CARACTERÍSTICAS DE LAS LÁMPARAS CFL

    TONALIDADES DE BLANCO



    PRINCIPALES CUESTIONES QUE SE RECOMIENDAN TENER EN CUENTA AL ADQUIRIR LÁMPARAS CFL

    - Marca de fabricante reconocida.
    - Tensión o voltaje de trabajo (110 V ó 220 V, según el país).
    - Lúmenes por watt (lm-W).
    - Consumo en watt (W).
    - Tipo de aplicación para la cual se recomienda su uso.
    - Tonalidad de la luz que emite.
    - Tipo de rosca (E-27, E-14, bayoneta).
    - Precio.

    COMPARACIÓN ENTRE UNA LÁMPARA CFL de 11 W Y OTRA INCANDESCENTE EQUIVALENTE DE 60 W



    EQUIVALENCIA APROXIMADA DE POTENCIA DE CONSUMO EN WATT ENTRE LAS LÁMPARAS FLUORESCENTES CFL DE USO MÁS GENERALIZADO Y LAS INCANDESCENTES COMUNES

    Comentario


    • #3
      Respuesta: Así funcionan las lamparas de bajo consumo CFL

      Es de los mejorcitos inventos que hay, yo antes de comprarme un ufo me compraria 24 de 25W que me saldria el cable, casquillos y lámparas por 150 euros. Aunque consume mas seguro que tira mas y no produce tanto calor como un sodio.

      4 de 150W es buena opcion pero ya se sube a el doble de precio o mas.

      En total, como una de 600W para el que no se le dan bien las mates.

      Y si ya te pillas un cristal de metracrilato de 1m2 y lo encajonas con un extractor puedes cultivar lo que sea en verano que vas a tener practicamente la misma temperatura de dentro de casa.
      Spam no permitido

      Comentario


      • #4
        Respuesta: Así funcionan las lamparas de bajo consumo CFL

        Incluso te puedes apañar hasta substituyendo el metacrilato por el plexiglas que es mas barato.. pero no dura tanto ni aguanta igual al calorcin xD
        Te lo dije xD

        Comentario


        • #5
          Respuesta: Así funcionan las lamparas de bajo consumo CFL

          el mantenimiento de madres se puede hacer perfectamente con estas bombillas
          la floración es algo más arriesgado
          saludos

          Comentario


          • #6
            Respuesta: Así funcionan las lamparas de bajo consumo CFL

            Burtelon, yo solo las uso para esquejes y nunca he provado a florecer pero he visto agrolites de floración. El resultado es similar a los leds?
            Spam no permitido

            Comentario


            • #7
              Respuesta: Así funcionan las lamparas de bajo consumo CFL

              Jeje ya has tocado el tema del año...

              Muy buenas Pitt!!!

              Los leds no te dan tanta luminosidad (lumenes) como las agrolites de bajo consumo, ni las agrolites de bajo consumo te dan los lumenes de un sodio.

              Los leds son de momento a mi parecer bastante ineficientes a la par que caros.

              Si calculas el coste del equipo contra el ahorro de consumo y lo comparas con los costes de bajos consumos y la diferencia energetica, verás que no es en absoluto rentable.

              El sodio consume más pero al producir produce como bastante más que los anteriores.

              Solo se ha de calcular los costes globales de (equipo y consumo) por gramo y gana por goleada el sodio.

              Las de bajo consumo van bien para madres y esquejes... los led van bien para adornar el castillo (jeje sin ofender y con respeto).

              Saludos

              Comentario


              • #8
                Respuesta: Así funcionan las lamparas de bajo consumo CFL

                Bueno, lo suponia, el menor consumo es el sodio. Pol lumen claro.

                Yo en madres de momento utilizo el sodio todavia y los fluos solo para esquejes o madres bonsai.

                Yo a veces he pensado que en vez de evolucionar los leds sacarán uin tipo de plasma u otro tipo de hacer luz que no una evolucion del led.

                No he probado el led pero he visto resultados, la gente esta gastando mucho tiempo en investigar auqneu tal vez podrian investigar mas el sodio.

                Yo antes usaba HM para madres y crecimiento pero ya lo deje, philips sodio con el espectro rectificado consume menos o rinde mas que es lo mismo y el espectro es adecuado, que no las antiguas sodio rojizas.

                Ahora estoy pensando en pasarme a las green power, he podido comprobar por el tiempo, ademas de lo que tiran con una buena luz, lo que dura en tiempo la luminosidad, Philips por el momento se lleva la palma y eso que no he probado la green power, a parte de mas potencia, se mantiene a lo largo de la vida.

                Hay unas GIB que dicen ser la hostia sobre el papel, alguien sabe algo en la vida real?

                Lo que he pensado tambien es aparte de la extracción, enfibrar el foco por arriba para no perder el calor para arriba.

                La unica putada del sodio es el calor pero cuando hace frio viene bien y en verano va bien en exterior asi que si cultivasemos en leds y fluos normalmente, el sodio seria la panacea que buscan ahora toda la gente en los leds.

                Mas de uno me ha dicho que queria comprarse leds, algun que otro grow los recomienda, hasta los que no los tienen en stock y claro, de momento es un suicidio esto del led, hasta estoy en contra de gastarme una pasta en una 105W fluo ya que prefiero cojer un cajon viejo, pintarlo de blanco y meterle 4 fluos del chino de 26 o 30W.

                Se de gente que se le ha fundido o se les ha roto por accidente y luego comprar otra pica.

                Estuve mirando comparativas y philips como siempre tiene los mejores bajo consumo aunqeu compro de chinos porque es solo esquejar pero a veces duran menos que una incandescente y estoy planteandome usar philips tambien.

                Bueno, de momento, para esquejar prefiero las bajo consumo normales a gastar una pasta en conseguir las lámparas de 75W de sodio con su reactancia y tal o las agrolite.
                Spam no permitido

                Comentario


                • #9
                  Respuesta: Así funcionan las lamparas de bajo consumo CFL

                  El Reeferman anda experimentando con leds. Es cierto que es caro a corto plazo, pero combinando y según para qué requerimientos, tienes razón, socio, cualquier cosa vale.
                  Tenemos un poco un concepto como básico y es el de aprovechamiento de espacio y producción como sal y aceite para un guiso, y cada vez lo va siendo menos.
                  Cultivando regularmente, está claro que una sola planta de exterior bien currada te puede dar lo mismo en producción que dos cosechas de armario de 24 plantas cada una, por poner un caso.
                  Cierto que en la mayoría de los casos el espacio es importante, pero en el mío, por ejemplo, la única ventaja que le veo a los armarios es la de poder probar variedades en pequeñito, así que tanto me da que me salgan cuatro que ocho, veinte gramos que cuarenta, si lo que quiero es elegir una que me de medio kilate p'arriba en tierra madre que es de la que voy a fumar todo el año.
                  Por tanto, para tener una zona de experimentación continua, los leds van como dios. En Canadá empiezan a ser comunes y hay unos cuantos Kannabinoides dedicaos de lleno a optimizar sus prototipos. Los que he visto llevan una etiqueta de 3000$, en el precio incluyen complementos con otras luces y rollos que no entiendo. Los ingleses también se inclinan hacia ellos, con el rollo de las cámaras térmicas les amargan la vida, pero no parecen tan gastadores como los norteamericanos en general, así que no hay tanta demanda..
                  Aquí, como siempre, además de investigar, opinamos sobre la ética de la investigación como si fuésemos a soltar los dineros que no tenemos, pero desde luego pondría unos leds tan contento, el día que me sobre la pasta y sea cuestión de colgar y enchufar. Como apunta el socio, menos rollo con difusores y temperaturas y etc's.
                  Pero por eso hay que distinguir entre comprador y estudioso. Un tío que va a una tienda y le dicen tal cual, va y paga y se espera cual tal, y si no le sale no es que sea tonto, es que no entra en foros por ejemplo. No olvidemos que los growshops entre nosotros están controlaos bajo lupa, y que comparados con el resto de los comercios, son de lo más honesto que hay (que no necesariamente es igual a ser honesto).
                  Así que, agradezcamos que la oferta se amplíe y que haya quien investigue, facilitémosle el trabajo en lo posible, vamos.
                  "We are losing the war against drugs." You know what that implies? There's a war being fought, and the people on drugs are winning it. (GW Bush)

                  Comentario


                  • #10
                    Respuesta: Así funcionan las lamparas de bajo consumo CFL

                    Releyendo me he dado cuenta que el tiempo es el que da siempre la razón, los leds están poco desarrollados, precios caros, pocos test... se puede florecer con velas? con luz química? es el desarrollo, los test y el éxito de estos.

                    Ganas de que funcionen los leds y que sean mas económicos todos tenemos, pero me temo que al igual que hasta el 2020 no quieren ir a la luna, que hasta el 2025 no empiezan a hacer una base en la luna para tomar sol y sombras marcianos... dudo mucho que veamos "pronto" algo que valga la pena.

                    Los leds de galio son la gran esperanza pero están lejos en desarrollo y mas en economía, pero tranquilos con nuestros sodios, bajos consumos podemos seguir contaminando y pagando el diferencial de producción con los leds en facturas a las eléctricas... a parte de la multa bimestral de exceso de consumo.

                    de 20 minutos.es

                    "El nitruro de galio (GaN) es un compuesto emisor de luz que ya se usa en ciertos objetos, como los flashes de las cámaras, los faros de las bicicletas, los teléfonos móviles y en la iluminación interior de autobuses, trenes y aviones. Ahora, un equipo de investigadores británicos propone usarlo en todos los hogares en un plazo de cinco años.

                    Los científicos consideran que cuando se pueda usar el GaN para iluminar las casas y las oficinas será como haber encontrado el "Santo Grial de la electricidad". Si se consigue, se podría reducir en un 75% el consumo habitual de luz eléctrica en los países desarrollados, a la vez su utilización reduciría las emisiones de dióxido de carbono de las centrales eléctricas, según un artículo publicado en Muy Interesante.

                    "Los diodos emisores de luz (LED, por sus siglas en inglés) de nitruro de galio tienen un futuro muy prometedor", dice Humphreys, coordinador de las investigaciones como catedrático de la Universidad de Cambridge.

                    "Asombrosamente duraderos"

                    Estos LED son "asombrosamente duraderos, ya que pueden proporcionar 100.000 horas de luz (100 veces más que una bombilla convencional), y en la práctica eso significa que con el uso normal de una familia no habría que cambiarlos hasta pasados 60 años".

                    Además, los LED de nitruro de galio no contienen mercurio, por lo que desecharlos no sería un problema medioambiental. Para aprovechar estas ventajas los científicos deberán superar algunos obstáculos importantes, como que los LED de GaN son demasiado caros para fabricarlos para un uso a gran escala en hogares y centros de trabajo, o que emiten una luz demasiado fuerte."

                    Saludos
                    Editado por última vez por makensy1975; https://www.cannabiscultura.com/foro-marihuana/member/1109-makensy1975 en 22/11/12, 22:44:12.

                    Comentario

                    Trabajando...
                    X